ELINOR OSTROM.PRIMERA MUJER EN RECIBIR EL NOBEL DE ECONOMÍA .DEFENSORA DEL PAPEL DE LOS BIENES COMUNES Y SU GESTIÓN COLECTIVA.

En esta poco convencional bitácora o blog dedicado a la Economía ,una mirada a una mujer excepcional,y a una rama de estudio económico largamente desatendida.En el día previo al de la mujer trabajadora, un homenaje a una economista singular recientemente desaparecida,pero que ha dejado una  obra interesante.Una mirada al ámbito de los llamados “bienes comunes”,tradicionalmente denostados por poco productivos,por no beneficiar a la economía capitalista actual.
La estadounidense Elinor Ostrom, la primera mujer en recibir el Nobel de Economía,(2009) . Catedrática de Ciencias Políticas por la Universidad de Los Ángeles y fundadora del Centro para el Estudios de la Diversidad Institucional de la Universidad de Arizona comparte el Nobel con Oliver Williamson.

 

Ostrom ha prestado especial atención a “El Tribunal de las Aguas” creado en la edad media en el levante español.

Asociaciones de usuarios, recursos públicos compartidos -bosques, bancos de pesca, yacimientos petrolíferos entre otros- así como la teoría de resolución de conflictos corporativos de Oliver E. Williamson fueron algunos de los ejes valorados por la Academia Sueca.

Ostrom, primera mujer en recibir un Nobel de Economía, ha trabajado mucho sobre el papel de las empresas en la resolución de conflictos y sobre cómo las transacciones económicas se realizan no sólo a través de los mercados, sino también dentro de las empresas, asociaciones y familias.

Asociaciones de usuarios, recursos públicos compartidos y una teoría de resolución de conflictos corporativos de fueron algunos de los ejes valorados por la Academia Sueca.

EL EJEMPLO ESPAÑOL

En sus estudios, Elinor Ostrom ha prestado especial atención a “El Tribunal de las Aguas” institución creada en la edad media por una comunidad de regantes en el levante español y que sigue manteniendo hoy su arbitraje en los conflictos por el uso del agua. Elinor conoce España y dedicó a este tema uno de los capítulos de su libro “Gobernando los bienes comunales: la evolución de instituciones para la acción colectiva”.

QUIÉN ES ELINOR

Ostrom, nacida en 1933 en Los Angeles, es catedrática de Ciencias Políticas por la Universidad de Indiana y fundadora del Centro para el Estudios de la Diversidad Institucional de la Universidad de Arizona.

Desde 1966 es profesora en Indiana University y codirectora del Workshop in Political Theory and Policy Análisis. Pertenece también al claustro de la School of Public and Environmental Affaire y es fellow of the American Academy of Arts and Sciences desde 1991.

Miembro de la National Academy of Science desde 2001, fue presidenta de la American Political Science Association de la Public Choice Society, de la Midwest Political Science Association, y de la International Association for the Study of Common Property.

Por primera vez la concesión de un premio Nobel de Economía recae en una mujer. También ha sido especial el motivo por el que se le ha concedido, ya que la trayectoria de la premiada contradice la economía convencional que se estudia en las facultades y que aceptan muchos gobiernos y empresas. La letanía que éstos repiten es la de que no existe más solución para gestionar bien los supuestos bienes escasos que la propiedad privada y, en situaciones especiales, la estatal. Elinor Ostrom viene a demostrar lo contrario. Las instituciones que descansan sobre el concepto de ‘propiedad común’ han jugado un papel socialmente beneficioso desde la prehistoria económica hasta nuestros días”, por ello lo que se desprende por razones históricas y sistémicas es que el “ejercicio total de la propiedad privada es en la actualidad virtualmente imposible en un contexto de ecosistemas.

“Elinor Ostrom ha puesto en cuestión la afirmación convencional de que la gestión de la propiedad común suele ser ineficiente” – El Comité del Nobel, al concederle el premio deEconomía de 2009

“¿Tendremos alguna vez la inteligencia (intelecto más afecto) para atrevernos a pensar y actuar en términos de Recursos de Propiedad Comunal Planetaria, tal como lo hacen muchas culturas “pobres y atrasadas” como muestra Ostrom desde hace tiempo? [1] – Federico Aguilera Klink

Lin Ostrom ha dedicado su vida académica desde la Universidad de Indiana (EUA) a investigar cómo las personas podemos llegar a gobernar de forma sostenible el uso de recursos naturales (los bosques, las pesquerías, los acuíferos, los regadíos). Lo ha hecho estudiando ejemplos de grupos de usuarios en todo el mundo y proponiendo alternativas a la visión tradicional que reducía las opciones para evitar la sobreexplotación de los recursos a la regulación por parte del Estado o la privatización. Un tema que las sociedades actuales en todo el planeta siguen debatiendo.

Cuatro décadas tuvieron que pasar para que el Nobel de Economía se concediera a una mujer. Y desde 2009, no hubo más. Elinor Ostrom (Los Ángeles, 1933), la única economista galardonada por la Academia Sueca, falleció el pasado martes a los 78 años. La distinguida profesora de la Universidad de Indiana padecía cáncer de páncreas. “Un tesoro irremplazable”, decía la nota del presidente de la institución académica estadounidense al anunciar su muerte.

Llevaba años enferma. Pero a pesar de ello, siguió trabajando hasta el final. De hecho, el mismo día de su muerte se publicaba un artículo de opinión suyo coincidiendo con el inicio de la cumbre climática en Río de Janeiro, en el que emplazaba a los líderes mundiales a trabajar en colaboración por un acuerdo internacional que prevenga una crisis humanitaria global.

Precisamente a Elinor Ostrom se le reconoció con la entrega del Nobel su trabajo en la investigación sobre cómo se decide en las organizaciones sociales. La economista compartió el premio con el también estadounidense Oliver Williamson, de la Universidad de California. En aquella cita se concedió el Nobel de la Paz al entonces recién estrenado presidente de EE UU, Barack Obama.

 Los bienes comunales pasarían a quedar bien bajo una autoridad suprema –el Estado– que decidiera cómo iban a ser gestionados, bien privatizados, con lo que su mantenimiento tendría un valor económico cuantificable que daría incentivos suficientes a su conservación. Incluso la mayor parte de los defensores del medio ambiente asumían esas tesis. De hecho, la expresión «la tragedia de los bienes comunales» fue acuñada por el ecologista radical Garret Hardin en un artículo publicado en la revista Science en 1968. Hardin afirmaba que el ser humano está utilizando el planeta Tierra como un «bien comunal» y que sólo un control de la natalidad estricto e impuesto por los Gobiernos nos salvaría de un holocausto ambiental.

Pero la «tragedia de los bienes comunales» se acabó el 11 de octubre. Ese día, el Banco Central de Suecia anunció que había descubierto lo que Alex Tabarrok, un economista libertario (que en Europa llamaríamos ultraliberal) de la Universidad George Mason, en Washington, calificó como «la oportunidad de los bienes comunales». ¿Qué había pasado? Simplemente, que el Nobel de Economía había ido a Elinor Ostrom, una profesora de Ciencias Políticas de la Universidad de Indiana que lleva 36 años estudiando los bienes comunales siguiendo un sistema poco frecuente entre los economistas: con investigaciones sobre el terreno. Ostrom comparte el premio con su colega Oliver E. Willliamson, de la Universidad de Berkeley.

Ostrom ha estudiado recursos tan heterogéneos como los sistemas de irrigación en Filipinas, Nepal y en España, los pastos de montaña en los Alpes, la pesca de bajura en Turquía y la seguridad ciudadana en EEUU. Y ha llegado a una conclusión rotunda: en ciertos casos, ni el mercado ni el Estado son lo mejor para garantizar la sostenibilidad de los recursos. Como Ostrom afirma en su libro Governing the Commons, «hay comunidades de individuos que se han basado en instituciones que no se asemejan ni al Estado ni al mercado para gobernar algunos sistemas de recursos durante largos periodos de tiempo con un razonable grado de éxito».

http://www.accioncreacion.org/entradas/bienes-comunes/

Advertisements